Munchkin



Habrá gente a la que les guste jugar con sus amigos, tener sanas discusiones entre ellos, llegar a unas conclusiones consensuadas y enriquecerse mutuamente con el intercambio de pareceres.

Seguro que tú no. Tú sueles tener razón, y los demás se equivocan. Y por mucho que argumenten, tú puedes argumentar más, aunque sea repitiendo lo mismo una y otra vez -tal y como hace tu interlocutor-, y cada vez con un volumen más alto, si eres de los que discuten en persona y no por foros. Si juegas al Trivial, termináis con una pelea; si jugáis al mus, termináis con una pelea; si jugáis al ordenador en red, termináis con alguna pelea; si jugáis al teto, termináis con alguna pelea...

Bienvenidos a Munchkin, tu juego. Saca lo peor de ti. En serio.Hasta puntos que no habrías imaginado. Y lo que te vas a divertir...



Munchkin es un juego de cartas que pretende parodiar partidas de rol de mesa. Digo pretende porque, al menos en mi caso, no las parodia, sino que las recrea: matar muchos monstruos, para ser más poderoso y obtener mejores objetos, para así matar muchos más monstruos, para ser aún más poderoso y obtener todavía mejores objetos, y así ad nauseam.




Lo gracioso es que Munchkin sólo puede tener un ganador. Uno. Si es otro, eso significa que tú no ganas la partida. Y ganar mola. Así que habrá que hacer lo que haya que hacer para que tu mejor amigo no mate a ese monstruo y gane, porque si no, tú pierdes. Apuñalale, maldícele, mándale más monstruos que se unan al combate, y haz más poderoso esos monstruos... Lo que sea, con tal de que no se lleve la victoria. Aunque no os volváis a hablar.



Una partida de Munchkin básico de cuatro personas puede durar poco más de media hora, una vez os conozcáis las cartas y nos os tengáis que pasar veinte minutos leyéndolas. El problema es cuando empiezas a añadir expansiones (un total de cuatro, sin contar la que te permite realizar híbridos con Munchkins de otras ambientaciones) y jugadores, las partidas pueden ser eternas -y sin contar las reglas del Munchkin Épico-, con lo que los niveles de odio suelen alcanzar cotas realmente altas.





Además del Munchkin, y expansiones, nos encontramospublicados en castellano (septiembre 2008) el StarMunchkin, con una ambientación de ciencia ficción -Star Wars, Warhammer 40K, etc-; Munchkin Cthulhu, ambientado en los mundos de H.P. Lovecraft; o SuperMunchkin, parodiando a los superhéroes. En inglés también están el Munchkin Bites -vampiros, hombres lobo, y demás personajes popularizados por los juegos de rol de White Wolf- o el Munchkin Fu, de artes marciales.

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y a mí que estos jueguesitos me pierden una barbaridad...
Saludos