Listas

Adoro las listas. En serio. Son divertidísimas. Y más divertidas todavía son las reacciones de la gente cuando las lee, las comenta, las reordena, critica y desmenuza. Y las reahce, poco después de haber dicho que las listas son todas una mierda. Salvo cuando ya la han dejado a su gusto, claro.

Buscando imágenes para una entrada de Battlestar Galactica -que ya vendrá- me encuentro con listas como las 50 mejores series de TV de la historia, las 50 actrices más sexys, las 10 mejores series de ciencia ficción de la historia, etc.

Y uno se pone a pensar sobre la cualidad científica del ser humano; la necesidad de clasificarlo todo; y sobre su naturaleza competitiva: a ver qué es lo mejor, o quién tiene razón. Siempre tenemos que estar comparando y clasificando: dónde va cada cosa, y qué tiene encima o debajo, metafóricamente hablando.

Hay muchos tipos de listas, todas ellas susceptibles de levantar polémica. ¿Susceptibles, o propensas? Me inclino más por lo segundo. ¿La mujer -o el hombre- más sexy? ¿El mejor videojuego de la historia? ¿Las mejores series de la televisión? ¿La mejor película de la historia? Diviértanse un rato: elaboren su propia lista, sobre lo que quieran, y luego búsquenla por Internet.

La encontrarán.

Pero seguramente equivocada.

1 comentario:

valardhur dijo...

hazlo antes de que nos encuentren los cylon y tengamos que huir. juas