Caramelos Drácula

Photobucket

En serio, merecen su propia entrada. Por si alguien no los ha probado no quiero destripar nada, pero son una auténtica delicia, sin más. Pero si la fresa no os convence (que lo hará si probáis los Drácula) siempre os quedan los Frankenstein, que aunque para mi gusto no llegan al nivel de éstos, también están bastante bien.

3 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me has hecho traer a la memoria una serie de recuerdos increibles.
Saludos y bonito blog.

Elena -sin h- dijo...

Casi he podido paladearlos!!
La pena es que, a pesar de mis frecuentes incursiones en las tiendas de gominolas, no los he vuelto a ver...

Ahora tengo mono de dráculas...

Lúa dijo...

Yo los he visto sobre todo en las tiendas de barrio por si te sirve de algo.